0

Un cliente interesado observa, uno fascinado participa

Con interesar no basta ovb-opiniones-clientes

Las empresas buscan día a día cómo conseguir impacto en su público objetivo, cómo generar interés en el target y que esto se vea reflejado en un aumento de futuros clientes.

Recientemente las técnicas de comunicación empleadas iban encaminadas a crear interés y contenidos de valor buscando captar la atención del público, que se limitaba sólo a observar lo que se le ofrecía gratamente. Pero un alto porcentaje de veces el proceso terminaba ahí, en la observancia pasiva.

Numerosos son los casos en los que una empresa solicita una campaña de marketing o comunicación, enfocada a conseguir ciertos resultados, pero luego cuando se analiza el retorno de la inversión realizada, se ve que  no ha sido rentable.

Esto provoca que se pierda tanto tiempo, como dinero. Además de eso, añadiendo el desgaste que supone para una marca o empresa desperdiciar una oportunidad de seducir al cliente de forma errónea, porque como bien se sabe sólo hay una oportunidad para causar una buena primera impresión, lo que se traduce en que se debe medir bien los pasos a la hora de emitir un mensaje al público.

ovb-opiniones-clientes1¿Cómo pasar de la observancia a la participación?

En respuesta a esto, y como solución, nuevas tendencias reflejan que no basta con crear interés. Se está llegando a la conclusión de que crear contenidos útiles no es suficiente para conseguir que el público receptor se interese hasta el punto de que haga lo que el emisor intenta o desea, sino que hay que dar un paso más allá, hay que fascinar. Cuando se habla del marketing emocional, se trata precisamente de esto, de tocar el interior del público objetivo. Se trata de enamorar al cliente de forma que éste se sienta fascinado, maravillado e incluso emocionado, dispuesto ya no sólo a escuchar, sino a participar como un emisor más en el proceso de comunicación. Con ello no solo se consigue un cliente, se logra una ayuda para difundir el mensaje.

El cliente como embajador de la marca

ovb-opiniones-clientes2Del tipo de comunicación utilizada va a depender en buena medida el calado que tenga el mensaje en los clientes objetivos. Se puede transmitir con interés o con fascinación, el que está interesado observa, el que está fascinado participa. Con el marketing emocional se consigue precisamente esto, fascinar. Llegar a lo más profundo del cliente, convertirlo en parte de la identidad de la empresa y que además de usar sus servicios para satisfacer necesidades se sientan orgullosos de ello. Esto da lugar a que quieran compartirlo con los demás, generando la mejor y más fiable publicidad posible. La tradicional y coloquialmente denominada como el “boca a boca”.

Si una marca logra despertar sentimientos agradables en sus seguidores, estos pueden acabar convirtiéndose en embajadores de la marca. Por tanto, dicho esto, si se combina bien estas técnicas de comunicación junto a otras de fidelización y atención al cliente, se puede lograr lo que toda empresa con grandes aspiraciones necesita y desea para mantenerse en una buena posición dentro del mercado, tener una comunidad consistente que le respalde. 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *